metrologia2

Las empresas en la actualidad tienen el reto de asegurar la calidad los procesos de fabricación de sus productos, y para lograrlo es trascendental tomar en cuenta la metrología. La metrología, definida como la ciencia de las mediciones y sus aplicaciones, incluyendo todos los aspectos teóricos y prácticos de las mismas, usualmente ha sido vista en las industrias como un requisito más para cumplir con la normativa, como en el caso del Reglamento Técnico Centroamericano de Etiquetado general de los alimentos previamente envasados (preenvasados), o bien, como un aspecto a seguir si se busca una certificación de gestión de calidad o acatar el cumplimiento de requisitos específicos solicitados por un cliente.

Sin embargo, la importancia de la metrología va más allá del cumplimiento de un requisito. Contar con mediciones exactas y confiables es fundamental para toda industria que desee caracterizarse por tener altos estándares de calidad y ser competitiva.

De acuerdo con el Ing. Manuel Mora, funcionario del Laboratorio Costarricense de Metrología (LACOMET), un control adecuado de las mediciones reducirá las pérdidas por desperdicio en materias primas o reprocesos, hará más eficiente el manejo de costos, y evitará daños de imagen o multas ante denuncias por incumplimientos en las mediciones declaradas.

metrologia-723x424“La metrología tiene un papel muy importante como un mecanismo para asegurar que nuestros productos siguen los requerimientos de etiquetado que nos exige el Reglamento Técnico Centroamericano, específicamente en el contenido neto de los productos pre empacados, así como en el cumplimiento de la inocuidad de nuestros productos mediante la medición correcta de las temperaturas tanto de cocción como de refrigeración y congelación durante todas las etapas del procedimiento (proceso, almacenamiento y distribución)”, afirmó Ana Oreamuno, supervisora de Calidad PIPASA, de Cargill Meats Centro America.

Implemente un Sistema de Gestión de Medidas Independientemente del tamaño de la empresa, la metrología debe ser un aspecto que se controle, y para ello se toma como base el modelo de Sistema de Gestión de las Medidas, el cual se refiere al conjunto de elementos para lograr la confirmación metrológica y el control continuo de los procesos de medición.

La confirmación metrológica indica si un equipo de medición está conforme con los requisitos correspondientes a su uso previsto, y se consigue cuando se demuestra y se documenta la adecuación de los equipos.

De acuerdo con Mora, lo primero que debe hacer una empresa es conocer su proceso productivo, de forma tal que logre establecer con acierto los instrumentos correctos para las diferentes mediciones que requiere.

“Por ejemplo, si una empresa necesita pesar paquetes de galletas de 200 g, el proceso de pesaje no debe realizarse en balanzas de capacidad de 10 kg, debido a que la sensibilidad y la exactitud de las balanzas varía; y aunque esto puede parecer de sentido común, a veces no se tiene conocimiento o se le ve como algo sin importancia”, explicó el ingeniero. Por lo tanto, el equipo de medición debe valorarse según sus características de exactitud, estabilidad, escala y resolución, conforme al uso que se le vaya a dar.

Una vez que se han determinado y adquirido los instrumentos, es necesario considerar las condiciones ambientales que rodean su instalación, tales como la temperatura, humedad, vibración, voltaje, partículas en el aire, etc., esto con el fin de documentar las condiciones necesarias para el adecuado desempeño del equipo. Es importante no olvidar los registros de la marca, el tipo y el número de serie del equipo, así como dejar a disposición de los usuarios la información de calibración, mantenimiento y funcionamiento.

También es necesario establecer el patrón de trabajo que se emplee rutinariamente para comprobar la medida que dan los instrumentos. Para esto se puede utilizar una pesa de aproximadamente 1/3 de la capacidad máxima de la balanza. Incluso la empresa puede establecer un “patrón interno”, por ejemplo una pieza de material metálico inerte que no sufra pérdidas con el paso del tiempo o tenga ganancias de peso significativas para el proceso.

Otro aspecto primordial es la rotulación adecuada del equipo, en donde se coloque una etiqueta que especifique las cualidades y características de uso, y la confirmación del equipo. (Ver: Ejemplos de rotulado de equipos).

 Asimismo, es importante revisar si el equipo tiene ya una calibración de fábrica, o si requiere una calibración hecha por terceros, como laboratorios secundarios, con la salvedad de que la empresa debe asegurarse de contratar laboratorios acreditados. (Vea la lista de laboratorios acreditados en www.eca.or.cr)

Como recomendación se deben colocar sellos de integridad en las partes ajustables del equipo, para evitar alteraciones por parte de personal no autorizado. Algunos ejemplos de sellos son: marchamos, soldadura, etiquetas, pintura o alambres.

Algunas veces los equipos sufren algún daño, se sobrecargan, muestran fallas, excede los intervalos de confirmación o su sello de integridad se violenta, por lo que deben retirarse de servicio inmediatamente, al menos para las mediciones críticas de la empresa. Puede utilizarse para otros cálculos que no son críticos, pero debe rotularse como tal.

Según Mora, las empresas pueden hacer comprobaciones intermedias del equipo que constituyan la base para elaborar una carta de control, el seguimiento del comportamiento del equipo y establecer los intervalos de calibración. “De esta forma la empresa va tomando conciencia del equipo, si este tiene variaciones con el tiempo o no, y de este modo decidir si la periodicidad de la calibración es cada año o cada seis meses, por ejemplo”, explicó.

Es fundamental que las empresas obtengan el mayor provecho de las calibraciones que contraten a laboratorios secundarios acreditados. “Si una empresa comúnmente realiza pesajes de materias primas o productos empacados de 1,8 kg, 3 kg y 5 kg en una balanza, entonces al contratar los servicios de calibración, es preciso que el encargado le indique al proveedor del servicio de calibración la necesidad de incluir puntos específicos en el certificado correspondiente”, explicó Mora, quien advirtió que no se deben hacer pesajes fuera de las especificaciones de capacidad máxima de los equipos aportadas por el fabricante.

Además, una vez que el laboratorio emita el certificado de calibración es necesaria su interpretación por parte de la empresa y la incorporación de los datos en el proceso productivo. Por ejemplo, un certificado puede indicar que una balanza pesa 2 g más de lo que debería (error de +2 g), por lo que la empresa debe realizar ajustes en sus pesajes para compensar el error eliminando 2 g del producto pesado.

metrologia3

En el caso de Cargill, el departamento de Calidad, diariamente se asegura de que las mediciones que se van a tomar durante el día productivo sean las correctas, pues comparan los equipos de medición que van a utilizar contra patrones certificados. “Las pesas deben estar calibradas y deben calibrarse anualmente, así como el termómetro patrón que se usa para estas verificaciones”, afirmó Carmona.

metrologia4

“Durante los últimos años, mediante los servicios de apoyo, acompañamiento y sensibilización ofrecidos por el LACOMET a las industrias costarricenses, hemos detectado que las empresas reconocen la importancia de la metrología para mejorar continuamente sus procesos productivos y el adecuado control de calidad de sus productos, sin embargo, delegan dicha responsabilidad a los laboratorios secundarios, y no se adueñan de la información que puede brindar un certificado de calibración,” puntualizó.

metrologia5