Daniel Mejia3Con el fin de dar una luz acerca de los futuros desarrollos que se lanzarán en la industria de alimentos y bebidas, Daniel Mejía, director para Latinoamérica de COMAX Flavors, presentó un resumen de las   cinco principales tendencias que marcarán la pauta durante el próximo año, y de las cuales el sector nacional puede tomar nota para su propia aplicación.

“Son tendencias generales, pero que son bien conceptuadas, influenciadas por políticas de consumo que hoy vemos en las diferentes generaciones, donde los más jóvenes están cada vez más dispuestos a probar cosas nuevas”, explicó Mejía durante su exposición en Summit Ingredientes 2016.

Daniel Mejia1

Nomenclatura de sabores

Una de las claves para el mejor entendimiento entre un proveedor y un fabricante a la hora de solicitar un ingrediente para sus productos, está en una comunicación clara de las necesidades del cliente. Durante su presentación, Mejía describió la nomenclatura que se utiliza para describir tipos de sabores, en afán de contribuir que ese intercambio comunicativo sea más eficiente:

Daniel Mejia2

Sabores naturales: se refiere aquellos a aceites esenciales, oleorresinas, esencias o extractos destilados de productos naturales, son aislados directamente de las fuentes naturales y no son sintetizados en forma química.

Sabores naturales WONF (With Other Natural Flavors): son con un extracto o sabor natural el cual contiene el sabor característico del producto (limón, fresa, uva, ) y sabores naturales de otras fuentes las cuales simulan o refuerzan el sabor característico.

Sabores naturales tipo: son compuestos de materiales 100% naturales, pero estos no contienen ningún ingrediente del producto. Por ejemplo, el sabor a Fresa Natural Tipo, no contiene esencias o jugo de fresa, pero contiene otros materiales naturales que acentúan el perfil a fresa).

Sabores artificiales: dependen completamente de materiales sintéticos. Estos pueden ser idénticos al natural, pero preparados sintéticamente. Es decir, son químicamente idénticos a sustancias que se encuentran en la naturaleza. También pueden ser sustancias sintéticas que aún no se han encontrado en la naturaleza.

Otro aspecto es el tipo de solubilidad que tienen los sabores, por ejemplo, dependiendo del tipo de aplicación final que sea, así se podrá perfilar mejor el sabor, de forma tal que se ajuste a las necesidades de fabricación.

Sabores oleo-solubles: Utiliza diluyentes que ayudan a que el sabor sea compatible con sistemas a base de grasa/aceite.

Sabores hidro-solubles: Contienen un solvente o diluyente que ayuda a que los componentes del sabor sean solubles en agua.