Tendencias Aseal

Impulsados por una generación de millenials que está más dispuesta a tomar acción, y de acuerdo con los intereses mostrados por los consumidores el año pasado, en términos generales en este 2017 los consumidores continúan con el interés por  consumir alimentos que contengan únicamente los ingredientes necesarios y se alejan de productos con ingredientes artificiales. Esto provoca que el trabajo de “limpiar” la etiqueta de los productos existentes domine las agendas de los equipos de desarrollo de las principales empresas de productos de consumo.

Así lo dio a conocer Francia Madrid, directora para Costa Rica y México de la Corporación ASEAL, en su presentación en la EXPO CACIA 2017, y en la cual resume en cinco acciones la tendencia este año:

1.Reemplazo de colores artificiales por colores naturales: la demanda ha crecido tanto que se tienen opciones más estables y de costos más accesibles que hace unos años, los colores naturales han evolucionado a ser ingredientes en lugar de aditivos, pues se tienen ahora en forma de extractos de zanahoria, remolacha, arándanos u otras frutas y vegetales.

2.Reducción de la cantidad de ingredientes en etiqueta: para esto se emplean diferentes estrategias como cambios en proceso y la utilización de enzimas que actúan como coadyuvantes de proceso que no se deben declarar pero que tienen un efecto que permite quitar ingredientes de la etiqueta. Un ejemplo de esto es el yogur, pues para reducir azúcar sin tener que sumar un ingrediente más y manteniendo la misma percepción de dulzor se utiliza el proceso de deslactosado mediante la adición de lactasa, con esto se incrementa el dulzor con la misma cantidad de azúcar y sin tener que colocar un edulcorante no calórico.

3.Verde, verde y más verde: el verde domina el etiquetado de los alimentos independientemente de que sean de origen animal o vegetal, la neurociencia atribuye esto a que el color verde brinda una sensación sensación de ser más natural, liviano, fresco y conveniente. La incorporación de ingredientes que den un color verde en los productos también está de moda, bebidas con la incorporación de pepino, hierbabuena, jugos de frutas con hojas verdes como el apio, sabores de limón, etcétera, todo lo que justifique que el producto final sea verde resulta atractivo.

4.Flexiterianismo: el segmento de flexiterianos está conformado generalmente por millenials que, si bien no se rehúsan a comer carne, en ocasiones sí prefieren productos con proteínas vegetales. A los flexiterianos por convicción hay que sumar los flexiterianos por prescripción, quienes son personas mayores de 45 años que por temas de salud como alto colesterol, alto ácido úrico y otros semejantes deben reducir el consumo de carnes. Es así como la quinoa y otros granos con alto contenido proteico llaman la atención del consumidor.

5.Proteínas mejores para todos: la revolución de los productos altos en proteínas ya pasó de las macrobióticas a las góndolas de supermercado. El consumidor es consciente de que la proteína es importante para el crecimiento de los niños, para mantener la masa muscular en los adultos, para el control de peso pues da más saciedad y para los deportistas para evitar recuperación muscular luego de ejercicios intensos. Además del yogur griego, se cuenta con otros productos altos en proteína como barras, cereales, panes y galletas entre otros. Las proteínas incorporadas pueden ser de origen animal, en donde las proteínas lácteas son las preferidas por su excelente perfil de sabor, en el caso de las de origen vegetal se empiezan la soya y la de otras semillas como la almendra, quinoa entre otros.