factura inflables adelanto

El tema de la Propiedad Intelectual en Costa Rica ha sido dejado de lado por algunos sectores, aunque es de suma importancia; se dice que es el corazón de la empresa, pues detrás del producto está la idea que tiene una serie de características distintas a las de los competidores y esto es lo que toda empresa busca.

Para entender la Propiedad Intelectual hay que aclarar que es diferente a la Propiedad Industrial, aunque la mayor parte de las veces suelen entenderse como sinónimos, pero lo cierto es que la primera contiene a la segunda. La Propiedad Intelectual engloba todas las creaciones que nacen por la idea del ser humano y la Propiedad Industrial es aquella aplicada que otorga una serie de derechos sobre determinada invención, las más comunes son las marcas y las patentes.

Normalmente, dentro de las empresas los colaboradores conocen la Propiedad Intelectual (de aquí en adelante entiéndase en sentido amplio) -o por lo menos una parte del proceso-y puede ocurrir que al terminar la relación laboral, los ex colaboradores se vayan a empresas con el mismo perfil, es decir, que dentro del mercado sean competencia directa o sean ellos quienes de forma independiente creen una empresa que sea competencia directa, por lo que es realmente importante realizar un “blindaje” de la Propiedad Intelectual para evitar esta situación y otras que se puede derivar de esta circunstancia, como pueden ser la mala publicidad, la confusión que el consumidor final pueda tener en cuanto al producto u origen empresarial, entre otros.

A continuación, se detallan al menos dos tipos de contratos que deben firmar los colaboradores que tengan contacto directo con la Propiedad Intelectual de la empresa:

1. Contrato de no competencia. La Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia en su voto número 89-2003, de las 9:10 horas del 28 de febrero del 2003 (criterio que hoy se mantiene como jurisprudencia) indicó “a través de ellos se busca prevenir una actividad socialmente reprochable y jurídicamente ilícita, como es la concurrencia desleal, a través del aprovechamiento de conocimientos o de información adquiridos durante la extinta relación”, dentro de este modelo se debe tener claro, que debe ser por un tiempo determinado y se le debe reconocer un monto económico por el tiempo que este dure, ambos aspectos deben ser proporcionales, y a esto se le debe hacer hincapié, pues de no ser así se estaría incurriendo en una conducta contraria a la Ley.

Dentro de este contrato se puede establecer la cláusula de NO Concurrencia: no debe estipularse entre el patrono y todos los empleados, este último debe cumplir con un perfil especial, se busca que los empleados no celebren contratos de trabajos con otras empresas, excepto autorización previa por el patrono.

2. Contrato de confidencialidad: Lo que se busca garantizar para el patrono, es que aquella información que conozca el empleado sea utilizada solo para el fin que se estipula, por ejemplo: aspectos de producción, mano de obra, fabricación, proveedores, clientes, es decir, cualquier información que influya directa o indirectamente en el desarrollo del negocio y cualquier información que el patrono considere. Se debe tomar en cuenta que no toda la información es confidencial, sino aquella que se ha protegido por el patrono, es decir, no es información pública y cumple con tres aspectos, i) es secreta, ii) se han tomado medidas razonables para que sea secreta y iii) tiene un valor comercial.

* Por: Irina Arguedas Calvo, Gómez & Galindo, contacto: iarguedas@latamlex.com