la salud es primordial foto final

Los trabajos sedentarios de oficina, las largas distancias a recorrer en zonas cada vez más urbanizadas y la creciente incorporación de las mujeres a la fuerza laboral, tienen como consecuencia que la población posea menos tiempo para realizar actividad física y actividades domésticas, lo que implica menos tiempo para preparar comidas en casa.

Actualmente existen más de 250 millones de adultos latinoamericanos con sobrepeso, Brasil (54%), México (64%), Colombia (57%) y Argentina (62%) están presentes en el top 25 de países del mundo con este problema, con altas tasas de crecimiento en los últimos años y preocupantes niveles de enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad infantil.

Los problemas de salud (hipertensión, diabetes, etc.) provocados a partir del padecimiento de obesidad y sobrepeso y el gasto que estas enfermedades generan a los gobiernos, obligan a consumidores, fabricantes y gobiernos, a tomar acciones inmediatas para contrarrestar el problema.

Un estudio reciente de Nielsen muestra que los consumidores latinoamericanos están cada vez más preocupados por los problemas de salud y buscan alimentos locales, frescos y orgánicos. Un 75% de ellos modifica su dieta para cuidar su salud y un 63% busca perder peso haciendo ejercicio.

Adicionalmente, el 80% dice seleccionar activamente alimentos que los ayuden a prevenir problemas de salud y el 62% está dispuesto a pagar un precio mayor por productos que los ayuden en sus metas de salud.

Lo anterior refleja que los consumidores ya no están dispuestos a tomar una actitud pasiva frente a la compra de alimentos, en donde la conveniencia solía ser el principal impulsor; hoy exigen que sus alimentos cuenten con un etiquetado más claro de sus ingredientes e información nutricional para ayudarles a tomar decisiones más saludables.

Fuente: Nielsen

Fuente: Nielsen

Influencia de los gobiernos
Los gobiernos juegan un rol clave en la lucha contra los altos niveles de obesidad y sobrepeso, por lo que no es de sorprenderse que en 2016 la Organización Mundial de la Salud emitiera un comunicado que invitó a los
gobiernos del mundo a tomar acciones para enfrentar este reto global, con recomendaciones como la implementación de impuestos a productos de alto contenido calórico y la aplicación de sistemas de etiquetado al frente de los productos que estén estandarizados y fáciles de entender para cualquier consumidor.

Estas recomendaciones generan presión en los gobiernos para crear discusión y atención al tema de la obesidad y sobrepeso, por lo que se puede esperar que se tomen acciones con mayor velocidad en la región. México y Chile ya han implementado impuestos a los productos con alto contenido calórico y por su parte, Colombia ya ha tenido en sus mesas de debate este tipo de iniciativas, lo que hace altamente probable que otros países de la región los sigan.

Las empresas que busquen proactivamente, formas de mejorar los beneficios saludables de sus productos y sean capaces de ver la tormenta que se aproxima para aquellos productos que se identifiquen con alto contenido calórico, están un paso adelante y lograrán potencializar sus ventas en los años venideros.

El análisis muestra que las iniciativas de salud forman parte de las prioridades de algunas corporaciones. Las compañías deben estar preparadas para satisfacer las necesidades cambiantes del consumidor latino y estar alerta de las tendencias que se conectarán para empoderar a los consumidores.

Salud, tecnología, sostenibilidad y conveniencia hoy están más que nunca en el radar del consumidor, por lo que es clave adaptar la estrategia a este mundo cambiante –la tecnología va a ser parte integral de los estilos de vida de los consumidores– y ser más responsables en la producción y comercialización de los productos.

Es muy probable que se llegue a un momento en que los gobiernos luchen contra la obesidad, tal como lo hicieron en la industria tabacalera y las empresas deben buscar proactivamente dar prioridad a este tema, antes de que los reguladores de la industria los presionen para hacerlo.

Fuente: Nielsen