Una de las principales ventajas del uso de la tecnología a nivel operacional en las empresas fabricantes de alimentos y bebidas es sin duda la automatización de los procesos, ya que les permiten ahorrar costos y mejorar la productividad.

INGEMANT es una empresa con más de 25 años de experiencia que desarrolla proyectos de automatización industrial y es especialista en modificar sistemas de control en máquinas o líneas de producción en el sector alimentario, tales como: máquinas de empaque, llenadoras, sistemas CIP, control de bandas transportadoras para la acumulación de producto, entre otras.

“Eliminamos los sistemas de control antiguos u obsoletos, por otros de última generación, permitiendo en muchos casos aumentar la productividad y disminuir los tiempos de mantenimiento correctivo, entre otras ventajas”, explicó Sylvia Villalobos, representante de INGEMANT.

La empresa utiliza la plataforma de Rockwell Automation (Allen-Bradley); sin embargo, INGEMANT también trabaja según la necesidad del cliente, realizando el diseño, fabricación y la posterior validación con el cliente, tanto dentro como fuera de Costa Rica.

Tienen amplia experiencia en el área de control de movimiento (servomotores), así como la implementación de sistemas de información en la planta de producción para tener métricas en tiempo real del desempeño de estala misma.

Por otro lado, también distribuye la marca alemana Rittal, la cual cuenta con gabinetes para diferentes aplicaciones, tanto en acero carbono como acero inoxidable, con grados de protección IP55, IP66, entre otras. Rittal fabrica también la línea de refrigeración para gabinetes, que se utiliza donde las condiciones de temperatura no son las idóneas para los sistemas de control electrónico industrial, ayudando a ampliar la vida útil de los diferentes elementos instalados dentro de los gabinetes.

“Gracias a todo ello y a que trabajamos de cerca con nuestros clientes, podemos proveerles la solución que mejor se adapte a sus necesidades”, puntualizó Villalobos.