Gracias a los grandes avances en ciencia, tecnología y comunicación, la manera de llegar al consumidor de forma efectiva ha cambiado.

El mundo del mercadeo y la publicidad ha recurrido a las disciplinas científicas que estudian las reacciones del cerebro ante diversos estímulos y situaciones con el fin de conocer el comportamiento del consumidor a fondo.

La neurociencia es un conjunto de disciplinas científicas que estudian la estructura, la función, el desarrollo de la bioquímica, la farmacología, y la patología del sistema nervioso y de cómo sus diferentes elementos interactúan, dando lugar a las bases biológicas de la conducta.

Mediante una simbiosis entre la neurociencia aplicada al conocimiento del consumidor, es decir al neuromarketing, se ha podido lograr saber qué hace a una persona adquirir un determinado artículo, actuar de determinada forma a la hora de tomar la decisión de compra, comprar un alimento específico reiteradas veces, entre otros.

El neuromarketing consiste en la aplicación de técnicas de la neurociencia en el ámbito del mercadeo y de las reacciones fisiológicas ante un estímulo. La neurociencia aplicada al marketing y la publicidad es la disciplina que incorpora al marketing tradicional los avances de las últimas décadas en la comprensión de los procesos cerebrales que explican la conducta humana y la toma de decisiones.

Se trata de estudiar los efectos que los productos, la publicidad y otras expresiones de comunicación tienen sobre el cerebro humano, con la intención de poder llegar a predecir la conducta del consumidor, qué es lo que piensa y qué es lo que lo lleva a tomar ciertas decisiones de compra.

Utilidad en del neuromarketing en las empresas

La aplicación de las neurociencias en los negocios tiene muchos casos de éxito a nivel mundial, actualmente el 50% de las 100 empresas más ricas del mundo, utilizan neuromarketing para testear el impacto de sus productos hacia los consumidores. Este ayuda a entender el comportamiento y reacciones del consumidor frente a los estímulos (sabor, forma, color, olor) y la información general del mercadeo de los productos como páginas web, apps, publicidad en los diferentes medios) y el impacto que pueda tener en él.

Entre las empresas que utilizan neuromarketing como actividad y proceso normal de su estructura, se encuentran Walmart (uno de los canales más importantes de venta y compra para artículos del sector alimentario a nivel mundial), Nestlé, Bimbo, Procter & Gamble, Unilever y muchas otras.

Si el impacto es positivo, el neuromarketing logra la recordación de marca, resaltando beneficios, simplificando procesos y habilitando a la empresa a crecer a una velocidad más acelerada, pues entiende de una forma científica si sus objetivos se están cumpliendo yy, sobre todo, realizando inversiones asertivas.

El neuromarketing es una disciplina que se origina en los años sesenta;, sin embargo, ha sido desarrollada a principios de este siglo, siendo la única capaz de medir las percepciones de los seres humanos para aplicarlas al mercadeo, la publicidad, la administración de empresas, comunicación y la psicología del consumidor.

El éxito de aplicación de las neurociencias en la publicidad de las empresas consiste en alinear los objetivos organizacionales con base en la comprensión del cliente, para así lograr el retorno de la inversión de las campañas de publicidad, incrementar las ventas y el impacto en la conducta de los consumidores. Es sin duda alguna, una herramienta que toda organización pequeña o grande debe utilizar, sobre todo en la industria alimentaria para conocer si una receta va a ser exitosa antes de su producción masiva, hasta el diseño y la comunicación de un empaque.

Por: Silvia Campos, Gerente General Centroamérica Eye on Media