Social media communication concept

Las redes sociales son únicamente un vehículo para comunicar contenido, y ese contenido es lo que realmente vende. El consumidor 2.0 demuestra cada día que solamente interactúa con marcas que le agregan valor a su vida, pero ¿qué significa realmente agregar valor?

Entre los cientos de piezas de contenido que diariamente recibe y consume el consumidor 2.0 en su teléfono inteligente, el de su empresa debe sobresalir para poder tener un espacio por encima del contenido que publican otras marcas, entonces, qué cosas se deben evitar a toda costa para lograr captar su atención:

1. La comunicación confusa
Si el objetivo es vender, entonces se debe ser muy claro con el contenido. Las redes sociales son democráticas porque les otorgan el mismo espacio a todas las marcas para comunicarse con sus clientes potenciales; sin embargo, la gran mayoría desperdicia ese espacio con publicaciones poco relevantes. Hay que asegurarse de revisar a fondo la estrategia y sobre todo el mensaje para que la audiencia entienda. Para saber si la audiencia entiende están los likes, comentarios, compartidas, etc. Si en ese pequeño espacio no se es absolutamente claro con el mensaje, significa que no se está agregando valor; la claridad en el mensaje solo llegará si se entiende el propósito y razón de ser antes de comunicarlo al resto del mundo.

2. La gráfica incoherente
La gran mayoría de las oportunidades que detectamos con nuestros clientes cuando acuden a Contento para mejorar su comunicación, tienen que ver con que la gráfica no es coherente con el servicio que brindan o el producto que venden. Desde el diseño de tu logo hasta la gráfica de tus publicaciones deben estar alineadas con lo que tu marca quiere presentarle a la audiencia. Si tu producto o servicio presenta un grado de complejidad alto, tu gráfica debe distraer lo mínimo posible para que la audiencia realmente pueda entender lo que quieres comunicar. Por otro lado, si tu producto o servicio se presta para presentar gráfica con paletas de colores atractivas y alegres y por el contrario tu contenido se siente muy serio, tu audiencia no te entenderá. Aquí es donde entra la habilidad de tu diseñador gráfico para entender paletas de colores, tipografías y, sobre todo, el copy de cada publicación de acuerdo al mensaje que quieras comunicar.

3. Un calendario editorial desordenado
El calendario editorial es de suma importancia para lograr sus objetivos. Cuando una marca no tiene un día fijo para hablar de un tema, sino que va viajando por diferentes temas sin un orden claro, la audiencia se pierde y deja de entender lo que realmente se quiere decir. Como regla de pulgar, el calendario editorial te debe servir para seleccionar días de la semana en los que se va a hablar de temas específicos, de forma tal que la audiencia pueda viajar por el ciclo de compra de forma ordenada. Si se publican promociones un lunes, pero a la semana siguiente se hace un jueves, la audiencia nunca se va a acostumbrar a buscar las promociones en un día en particular y no podrá generar esa relación de confianza. Lo mismo ocurre con los artículos, casos de estudio, videos con tips o cualquier otro tipo de contenido que esté dentro de tu estrategia.

4. Exceso de contenido promocional
Otro punto que afecta de forma profunda las posibilidades de hacer crecer las ventas es publicar exceso de contenido promocional. Aunque parezca una contradicción, hay que pensar que más promoción significa menos ventas, esto porque el consumidor 2.0 consume cada vez menos contenido de medios tradicionales, debido a que lo que estos hacen es interrumpir y no conversar. El éxito de las redes sociales radica en que todas las marcas tienen la oportunidad de abrir esas vías de comunicación de doble vía para generar, antes que todo, una relación de confianza, y con base en esa relación, se ofrecen productos o servicios que solucionen aspectos del día a día de la audiencia. Para redes sociales, las reglas son diferentes y solamente las marcas que lo entienden logran hacer crecer sus ventas.

5. Para terminar
Se pueden rechazar proyectos con mucho potencial por una simple razón: el empresario no entiende que las redes sociales no son un canal de televisión o una estación de radio. Para poder ser exitoso, aplican reglas completamente diferentes a las habituales y ese es el gran obstáculo que encuentran los emprendedores cuando someten sus marcas al escrutinio de las redes sociales. Si de verdad se quiere ser exitoso, hay que hacer un trabajo estratégico importante para definir todos los detalles y darles seguimiento para que se mantengan alineados en el tiempo. Es verdad que estar en redes toma esfuerzo, tiempo y recursos, pero si se hace correctamente desde el principio, el trabajo posterior será únicamente de seguimiento y se podrá ver cómo las ventas crecerán de acuerdo con las expectativas.

Por: Andrés Mora Guardia, Director Contento Lab
andres@contentolab.com