En 2016 la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (PROCOMER), elaboró un estudio en el que se identificó potencial para aumentar las exportaciones costarricenses de alimentos a Israel. Allí se demostró que hay oportunidades de comercialización para productos más allá de los que en la actualidad se exportan a este mercado (café y piñas secas, principalmente).

Este análisis se basó en las coincidencias de la demanda de Israel y la oferta de Costa Rica, en la que destacaron cinco categorías: bebidas calientes –comprendidas por café y té-, chocolate, galletas y snacks de frutas, salsas y frutas procesadas.

El análisis del potencial de exportación de las categorías se encuentra en el estudio “Oportunidades para la comercialización de alimentos en Israel”, publicado en agosto anterior. En bebidas calientes, por ejemplo, se encontraron oportunidades para comercializar café oro para su procesamiento en Israel y posterior venta en el canal minorista, además, la venta de pods de café ha venido creciendo, allí resulta atractivo el canal de hoteles, cafeterías y restaurantes (conocido como HORECA).

Por otra parte, los tés listos para el consumo con presentaciones innovadoras, con sabores frutales, herbales y té verde tienen las mayores oportunidades de mercado. Debe tomarse en cuenta que en este país las infusiones para coadyuvar en el tratamiento de enfermedades o dolencias no son comunes, más allá de aquellas utilizadas para conciliar el sueño o ansiedad. En lo que se refiere al chocolate, el consumidor israelí prefiere el oscuro, con alto contenido de cacao que incluso puede llegar hasta 92%.

Allí, se deberá apuntar a un mercado Premium, ya que existen marcas locales consolidadas que eventualmente podrían ser fuertes competidores en el segmento estándar. En la categoría de galletas tienen mayor potencial de mercado aquellas que tengan elementos diferenciadores, por ejemplo, las que son dirigidas a personas con intolerancias como el gluten o bien que sean fortificadas o reducidas en azúcar.

Respecto a los snacks de frutas, las oportunidades están enfocadas en las frutas deshidratadas, especialmente a partir de tropicales como la piña, la papaya y el mango. En cuanto a salsas y preparaciones, pese a que existe una fuerte competencia de países asiáticos, los consumidores buscan cada vez más nuevos sabores, especialmente aquellos que sean picantes; en formulaciones destacan aquellas que sean libres de aditivos o elaboradas con ingredientes naturales. Finalmente, se demostró potencial para frutas procesadas (jugos, concentrados y purés) que sirvan de insumo para la elaboración de diferentes alimentos.

Además, hay otros productos que presentan posibilidades como el agua de coco, frutas congeladas (como la piña y el banano), piña en conserva y palmito. Las tendencias de consumo de alimentos en Israel, están cada vez más enfocadas en la compra de productos de diversas culturas dada la fuerte inmigración, asimismo las tendencias de salud y bienestar se encuentran en auge, por lo cual productos elaborados con ingredientes naturales o dirigidos a un nicho específico de la población (por ejemplo: celíacos o vegetarianos) está adquiriendo cada vez mayor relevancia. El consumidor israelí en muchas ocasiones es selectivo al momento de la compra ya que busca precios bajos dado el alto costo de vida, esto ha generado que la marca privada (conocida también como marca blanca o de distribuidor) tenga cada vez mayor aceptación.

No se debe dejar de lado que los consumidores buscan principalmente aquellos alimentos que sean Kosher (es decir, que sean aptos para el consumo según los preceptos de la religión judía). Junto a estas tendencias, debe tomarse en consideración que, en 2016, entró en vigor la Ley de la protección de la salud pública, mejor conocida como “Ley Corn Flakes”, la cual abre el mercado a las importaciones de alimentos considerados “no sensibles” a comercializadores independientes, y en donde la responsabilidad de la declaración depende del importador. Esto representa una potencial oportunidad para incrementar los envíos de productos alimenticios a Israel, ya que facilita significativamente los trámites para la importación.

Israel es el principal mercado de destino de las exportaciones costarricenses en países del Medio Oriente, con envíos que alcanzaron los $8 millones en 2016. A continuación, se brindan una serie de recomendaciones para el ingreso al mercado israelí:

  • Es fundamental, buscar el apoyo de un importador o distribuidor con conocimiento sobre los requisitos específicos de ingreso de los productos, ya que si es considerado sensible deberán cumplirse con regulaciones adicionales.
  • Disponer de la certificación Kosher es un requisito obligatorio, dado que es relevante para la mayoría de israelíes y una gran parte de las cadenas de supermercados o distribuidores, la solicitan.
  • Se debe buscar una visión para construir una relación estratégica y de largo plazo. Esto empieza con una adecuada preparación en cuanto a la cultura empresarial, ser directos y enfocarse en el objetivo del negocio.
  • Un precio competitivo y un adecuado seguimiento es primordial.
  • Una eficiente gestión de la logística en cuanto a costos y tiempos de transporte ayudará a que los productos se posicionen con precios más competitivos en el mercado.

 Para solicitar el estudio completo puede escribir al info@procomer. com o eulloa@procomer.com , o bien llamar gratuitamente al 800-PROCOMER (7762-6637).