El mercado actual está cambiando, el consumidor se ha vuelto más prevenido, tiene miedo a gastar mucho dinero y está más informado gracias al fácil acceso a internet y las redes sociales”. Con estas palabras el Director de Negocios de Nielsen, Álvaro Navarro, abrió el ciclo de conferencias del Summit Retail 2018, realizado por la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA) el pasado 10 de abril en San José, Costa Rica.

 

De acuerdo con Navarro, las nuevas realidades en los consumidores en Latinoamérica repercuten en que sean más cautelosos, en donde la calidad de vida es un tema secundario e impera el modo ahorro y el no gastar más de lo que se gana. Esto genera que haya un aumento en la competencia en el mercado, ya que se presenta menos lealtad, y salen a relucir canales emergentes. Adicionalmente, el factor de “valor por mi dinero”, ha tomado relevancia, y hay una demanda por precios bajos en las marcas y tamaños grandes. “Aunque en esto encontramos la excepción, ya que el consumidor sí está dispuesto a pagar un poco más por productos innovadores, funcionales y/o que considere que realmente valen la pena”, expresó.

 

Una encuesta realizada en Costa Rica por Nielsen al cierre del 2017, señala a un consumidor que continúa buscando marcas baratas para satisfacer sus necesidades. Por ejemplo, dos de cada tres consideraron “estar en recesión”, mientras que tres de cada cuatro personas dijeron haber ajustado sus gastos con la idea de ahorrar en productos para su hogar. Particularmente, el estudio reveló que a los ticos les preocupan cuatro grandes aspectos: la seguridad laboral (28%), economía (13%), deudas (10%) y su salud (5%).

 

¿Cómo reacciona el consumidor ante estas realidades en alimentos?

Navarro expresó que a pesar de la diversidad de variables que afectan al consumidor, los alimentos son los productos que encabezan el crecimiento en lo recaudado por ventas en Centroamérica. Por ejemplo, según un comparativo entre lo vendido en febrero del 2017 y febrero del 2018, el mayor incremento en ventas según valor en Nicaragua lo presentó la categoría de granos básicos, con un 17,3%, mientras que en Costa Rica y Honduras la categoría que reportó más crecimiento con respecto al valor de sus ventas fue la de las golosinas (8,1%).

 

Específicamente, en Costa Rica los productos con más crecimiento dentro de ese mismo periodo fueron los frijoles enteros, con un 13,1% en volumen y un 15,7% en valor, seguido de los dulces en paleta, bebidas energéticas, modificadores de leche, sardinas enlatadas, quesos procesados, atunes enlatados, frijoles procesados, pastelitos y kétchup. (Ver: Categorías con mayor crecimiento en Costa Rica).

 

En cuanto a la participación de las marcas privadas en todo lo anterior, el especialista afirmó que es una tendencia global que continúa creciendo, con una percepción favorable por parte del consumidor. En Latinoamérica, la participación de la marca privada dentro del canasto de Nielsen fue del 8,3% en 2016.

Que su marca no se quede atrás

De acuerdo con Navarro, el consumidor actual nunca antes había tenido tantas opciones de alimentos y bebidas, ya sea para comer dentro o fuera de casa. De hecho, afirmó que en Estados Unidos ya se observa la tendencia de aumento de ingesta fuera de casa, y de cómo los kits de comida y opciones virtuales tienen mayor crecimiento que otros canales más tradicionales.

 

Si bien, en el caso de Costa Rica la categoría de alimentos y bebidas sigue siendo liderada por los canales de supermercados y tiendas tradicionales, Navarro recomendó a los industriales alimentarios mirar “más allá de los canales habituales”.

 

Manifestó que la segmentación con base en la demanda brinda una guía sobre el consumo, y citó cuatro tipos de compradores a los cuales prestar atención:

  1. Compradores tradicionales: quienes gastan la mayoría de su dinero en canales habituales, y suelen ser adversos a la tecnología.
  2. Amantes de restaurantes: gastan un cuarto de su dinero en restaurantes, y uno de cada tres utiliza tecnología a la hora de comprar comida.
  3. Adaptadores digitales: son los que gastan hasta un cuarto de su dinero en tiendas digitales, les gusta la tecnología y el ordenar en línea es crítico.
  4. Adaptadores multicanal: se refiere a aquellos que distribuyen su dinero en varios tipos de canal. Uno de cada cinco utiliza tecnología a la hora de comprar comida.

 

Navarro explicó que cada uno de estos tipos de compradores tienen sus propias razones para elegir dónde comprar, por ejemplo, el comprador tradicional adquiere en puntos de comida rápida porque entra y sale rápidamente, sin embargo el adaptador multicanal lo hace principalmente porque tiene precios bajos todos los días o porque tiene ofertas atractivas. (Ver: Razón principal para elegir un punto de venta).

 

El especialista finalizó su exposición afirmando que el éxito para las marcas está en lograr un punto donde converjan tres elementos fundamentales: ubicación, ocasión y experiencia.