Se trata de las semillas HB4 de soja y trigo resistentes a sequía, desarrolladas por el grupo de Raquel Chan, investigadora superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), directora del Instituto Agrobiotecnológico del Litoral (IAL, CONICET-UNL) y profesora titular de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

Este trabajo data desde el 2012, cuando el equipo dirigido por Raquel Chan logró desarrollar la primera tecnología transgénica desarrollada íntegramente en Argentina: la HB4. La tecnología HB4 permite que las plantas tengan una tolerancia superior en periodos de sequía y un rendimiento mucho mayor.

“Eso no quiere decir que estas plantas crezcan en el desierto. Ningún ser vivo puede vivir sin agua, lo que hace esta tecnología es permitirles tolerar un lapso de tiempo mucho mayor con una ingesta de agua menor a lo largo de todo su ciclo de vida y una pérdida de rendimiento menor. O sea, dependiendo del nivel de déficit hídrico, una planta que no tiene la tecnología se muere o rinde muy bajo”, explicó Chan.

Actualmente, en el caso del trigo su liberación final depende del dictamen de la Dirección Nacional de Mercados Agropecuarios y en el caso de la soja HB4 se espera la aprobación de China para su comercialización.

Alianza pública – privada En 2004 el CONICET y la UNL  patentaron una construcción genética que contenía el gen de girasol Hahb-4. Este gen mejora la capacidad de adaptación de las plantas a situaciones de estrés, sin afectar su productividad.

Dicha patente la licenciaron a la empresa argentina Bioceres, conformando así una alianza pública – privada exitosa. “Ellos tienen un know how y una posibilidad que nosotros no tenemos desde nuestro punto de vista científico, primero que son agrónomos y empresarios y nosotros somos biólogos moleculares e investigadores. El manejo de plantas en campo y en laboratorio requiere conocimientos distintos. Además, y muy importante, tienen el conocimiento y experiencia en gerenciamiento empresarial que los científicos carecemos”, explicó Chan.