Los cultivos genéticamente mejorados se comercializan desde hace más de 20 años, estos han demostrado ser seguros para el consumo humano y animal.

La seguridad de estos alimentos ha sido reafirmada varias veces por diversos entes, llegando a la conclusión de que los alimentos mejorados por técnicas de biotecnología moderna son tan seguros y nutritivos como sus homólogos convencionales. Órganos como la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, La Academia Mexicana de Ciencias y la Sociedad de Toxicología de Estados Unidos, han emitido documentos en los cuales se realizan análisis exhaustivos de la información que existe de los cultivos mejorados genéticamente y se emiten conclusiones con base en esta.

La existencia de amplia información que señala la seguridad de los alimentos mejorados genéticamente durante los últimos 20 años y los métodos de análisis claros para evaluar está información, han llevado a la aprobación de nuevos eventos con modificaciones para mejorar no solo características agronómicas sino también calidad nutricional (biofortificación). Uno de los casos más conocidos de alimentos biofortificados, es el arroz dorado, el cual recientemente fue aprobado en Australia y Nueva Zelanda.

La agencia gubernamental Food Standards Australia New Zealand (FSANZ), encargada de desarrollar y evaluar las normas alimentarias de Australia y Nueva Zelanda, evaluó y aprobó una solicitud hecha por el Instituto Internacional de Investigación del Arroz (IRRI) de Filipinas, el cual solicitaba la aprobación de alimentos derivados de la línea de arroz dorado GR2E. El cultivo y uso de esta variedad de arroz, que ha sido mejorado genéticamente para producir altos niveles de carotenoides (provitamina A), posee potencial humanitario, ya que podría ayudar a combatir enfermedades asociadas a la deficiencia de la vitamina A en poblaciones vulnerables.

En la revisión de FSANZ de los antecedentes entregados por el IRRI, no se encontró ningún potencial de daño a la salud pública o preocupaciones de seguridad. Con base en los datos provistos en dicha aplicación y otra información disponible, los alimentos derivados de la línea de arroz GR2E se consideran tan seguros para el consumo humano como los alimentos derivados de cultivares de arroz convencional.

El arroz dorado no es el único cultivo con mejoras nutricionales. Actualmente la biotecnología moderna está encaminada a generar productos agrícolas con mayores beneficios para los consumidores. La Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Hong Kong (HKU), en colaboración con el Institut de BiologieMoléculaire des Plantes (CNRS, Estrasburgo, Francia), logró identificar una nueva estrategia para mejorar simultáneamente los niveles de vitamina E (incrementándolo seis veces) y duplicar el contenido de betacaroteno (o provitamina A) y licopeno en los tomates, aumentando significativamente las propiedades antioxidantes.

 

La mejora de este tomate se logró mediante la inserción de ADN proveniente de la planta Brassicajuncea (mostaza india), la cual produce hojas comestibles, tallos y semillas, estas últimas utilizadas en la producción de aceite vegetal. El ADN que se incorporó en el tomate mejorado genera un

cambio en el contenido total de carotenoides, aumentando drásticamente los contenidos de provitamina A (169%) y licopeno (111%). Además, debido a este aumento de los carotenoides, se observó una mayor actividad antioxidante en los extractos del tomate mejorado cuando se comparó con su homólogo convencional. Es importante mencionar que no se identificaron diferencias en la apariencia del tomate. El uso de este cultivo para consumo humano en un futuro cercano, puede ayudar a prevenir diversas enfermedades en la población mundial.

 

¿Son los OGM seguros para la Salud?

 

En el año 2016, la Academia Nacional de Ciencias (National Academy of Sciences) de Estados Unidos publicó una revisión de cerca de 900 investigaciones de cultivos biotecnológicos desde que se empezaron a comercializar en 1996. En términos generales este reporte concluyó que a nivel ambiental y de salud humana, no existen diferencias entre el mejoramiento convencional y el mejoramiento por ingeniería genética.

Recientemente diecisiete expertos de diversas disciplinas y además miembros de diferentes instituciones pertenecientes al Comité de Biotecnología de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) publicaron un libro llamado “Transgénicos: Grandes Beneficios, Ausencia de daños y Mitos”, el cual presenta las razones por las cuales los organismos mejorados por ingeniería genética representan una de las herramientas más importantes y mejor caracterizadas de la biotecnología moderna para coadyuvar en la solución sustentable de distintos problemas y demandas de la población a nivel mundial. En este documento es posible encontrar el análisis de amplia evidencia científica que sustenta la ausencia del supuesto daño causado por los organismos genéticamente mejorados, y además expone los beneficios económicos, ecológicos y sociales derivados de la utilización responsable y sustentable de estos organismos y sus productos.

La Sociedad de Toxicología de Estados Unidos, la cual es una asociación de membresía de más de 8200 científicos de todo el mundo, emitió un informe en diciembre pasado en el cual reafirman la seguridad de los alimentos que han sido genéticamente modificados. Este documento se refiere a temas clave tales como seguridad, equivalencia sustancial y etiquetado, explicando los procesos que se llevan a cabo para evaluar la bioseguridad del producto. Además, se indica que no existe evidencia verificable del potencial de efectos adversos para la salud.