Los múltiples factores económicos que inciden en el sector productivo representan un tema importante para las industrias de alimentos y bebidas en el país. Es por ello que con el fin de brindar un panorama general de la situación económica local e internacional, el economista Alberto Trejos impartió una conferencia a los asistentes en el XV Congreso Nacional de la Industria Alimentaria.

Durante su presentación, el economista hizo un recorrido amplio sobre las principales variables y perspectivas macroeconómicas que permean en la actualidad. Algunas de ellas son:

  1. Finanzas gubernamentales en crisis. Esta variable es de las más preocupantes en el país. El desbalance que existe entre el ingreso y el gasto entre las finanzas del Estado requiere de medidas enmarcadas en un contexto complejo, que deben aprobarse a nivel de Asamblea Legislativa; en esta complejidad se enmarcan temas álgidos como el empleo público, y la deuda interna.
  2. Crecimiento de la economía global. Si bien reporta un continuo crecimiento, este no llega a afectar a las economías del área. EN este ámbito se observan tres fenómenos en el futuro, que podrían favorecer positivamente la producción: la explotación demográfica, más población de clase media y el aumento en la esperanza de vida. Todos abrirán oportunidades para la industria alimentaria tanto para aumentar su volumen como para ampliar la oferta exportable a productos en nichos específicos.
  3. Menor dinamismo en actividad económica interna. Si bien el país obtuvo un repunte a finales del 2017, el Índice Mensual de Actividad Económica se mantiene en alrededor de un 3%, mostrando señales de debilitamiento, especialmente en sectores relacionados con el gasto interno. A esto se suma la afectación en el consumo en los hogares costarricenses y una contracción en la inversión. Paralelo a esto, se presentan problemas de empleo, el cual alcanza a un 10% de la población económicamente activa.
  4. El mercado cambiario se mantiene estable. La política de intervención del Banco Central de Costa Rica en el mercado cambiario continúa, sin embargo con menor intensidad, debido a que hay menos presiones de depreciación del colón.
  5. Condiciones de crédito restringidas. Debido a la situación de las finanzas del Estado, el sistema crediticio traerá cambios en las tasas de interés. Esto afectaría al sector productivo cuando solicite créditos, porque habrá una tendencia de alza en la tasa de interés, y como consecuencia el crédito bancario al sector privado continuará desacelerándose.
  6. Situación actual en la región es convulsa. Según Trejos es importante tener una atención más cercana a lo que pasa en la región, debido a que puede afectar la Industria Alimentaria con problemas en la exportación, especialmente en el ingreso de productos en países como Nicaragua o El Salvador, en donde la situación política se encuentra inestable. Actualmente, se reportan 6000 camiones pegados en Nicaragua, lo cual es preocupante, porque representa un mercado de 600 millones de dólares.

En resumen, Trejos hizo hincapié en la importancia de que la industria alimentaria tome en consideración las complicaciones no solo económicas, sino las políticas y las externas, y ejerza las acciones necesarias ante las posibles afectaciones.