El “Acuerdo Nacional por la Costa Rica Bicentenaria” es un compromiso suscrito públicamente a mediados del 2017, donde nueve partidos políticos de la anterior Asamblea Legislativa firmaron un documento en el que se comprometen a avanzar de manera expedita en un total de 59 acuerdos. Dichos acuerdos giran en torno a 11 ejes temáticos de gran relevancia para el país. Este acuerdo fue acogido luego de que el ex diputado Ottón Solís, del PAC, hiciera una carta pública invitando a los partidos políticos a participar de un gobierno de unidad nacional.

Debido a la relevancia de sus ejes temáticos, este Acuerdo tiene un ligamen inmediato, en muchos de sus acuerdos, con la mejora de la competitividad y el sector productivo. Durante su conferencia en el XV Congreso Nacional de la Industria Alimentaria,  Víctor Umaña, especialista del INCAE, dijo que el país urge de atender cuatro temas primordiales: Finanzas públicas, Infraestructura, Productividad y lo que él calificó como “La Costa y la Rica”, haciendo alusión al bajo desarrollo que tiene el país en sus costas.

Estos temas encuentran cabida en varios de los ejes temáticos que quedaron escritos en el Acuerdo, por ejemplo, en el tema de finanzas públicas, los diputados acordaron trabajar una reforma al régimen de empleo público, así como generar reformas fiscales.

En infraestructura, el documento menciona la modernización de infraes-tructura  y transporte público, mientras que en lo que se refiere a productividad, se especifica la reforma administrativa del Estado y simplificación de trámites, la política nacional de empleo, la reforma educativa integral, el fortalecimiento de régimen municipal y la creación del Consejo Económico y Social. Y sobre el tema de las costas,  el Acuerdo incluye el eje de desarrollo regional prioritario.

Según explicó Umaña, este acuerdo restablece un diálogo político y logra un “pacto” enfocado en el país que no se daba desde hace décadas, e inicia un camino hacia la reconciliación y el desarrollo de confianza entre las principales fuerzas políticas del país. Constituye un mapa político y un compromiso firmado que permite seguimiento, rendición de cuentas y presión política.

El Acuerdo no deja de ser papel, el desafío es concretarlo Sin embargo, a pesar de las buenas voluntades la clave de este Acuerdo radica en la ejecución real por parte de las actuales bancadas legislativas.

Carlos Ricardo Benavides, diputado del Partido Liberación Nacional, manifestó que si bien el documento “ha sido muy útil porque  nos acerca y establece una hoja de ruta de lo que el país está esperando”. Para este diputado, la forma de lograrlo es creando mayorías, haciendo acuerdos.

Por su parte, Jonathan Prendas, diputado de Restauración Nacional, expresó que desde su partido existe la conciencia de que el Acuerdo era necesario  y por eso lo firmaron. “Nosotros no vamos a traicionar el Acuerdo por un capricho, ni vamos a darle la espalda al Gobierno por un capricho afirmó.

El diputado Víctor Morales, del partido del Gobierno, (Partido Acción Ciudadana), expresó que la fracción legislativa está comprometida con este tema, especialmente en dos primordiales del Acuerdo: el tema fiscal  y la reforma al reglamento de la Asamblea Legislativa. “Como partido estamos con la actual política multipartidista, es necesario construir acuerdos, y por eso estamos construyéndolos”, aclaró.

Sin embargo, hay algunos temas que generan discrepancias de peso, por ejemplo, el diputado socialcristiando, Pablo Abarca, dijo que no le parece el IVA como está planteado en el proyecto fiscal, al igual que el apartado de empleo público, ambos “se pueden mejorar, así que yo esperaría que se puedan encontrar acuerdos y que no haya que esperar un año para ver resultados”, expresó.

Otro aspecto es el relacionado con el tema de empleo público. Para Benavides,  si bien el Gobierno ha tomado medidas importantes en contención del gasto público,  las cuales no han sido populares, siguen siendo insuficientes, esto por cuanto  el esfuerzo del país al menos debe llegar a un 4 % del PIB para paliar el déficit primario, y según las medidas anunciadas por el Ejecutivo, se habló de un 0.25%. “Por eso es que es necesario la migración al salario único, es algo que le conviene al país, porque puede emparejar las diferencias de salarios entre funcionarios que tienen un mismo puesto, pero en diferentes entidades”, añadió.

Morales hizo alusión a que el tema del empleo se incluye en uno de los tres frentes con los que cuenta el Gobierno,  el de contención del gasto.  Los otros dos frentes son la mejora de recaudación y el apoyo a la producción. Además, recalcó que ya fue anunciada la medida por parte del Ministerio de Hacienda que el presupuesto nacional a presentarse en setiembre del próximo año no va a crecer nominalmente.

No obstante, el diputado Jonathan Prendas de Restauración Nacional, afirmó que percibe que la carga de contención del gasto, se está desequilibrando en desfavorecer el poder adquisitivo de las familias de los empleados públicos. “Por un lado se les están quitando los pluses, pero si le subimos los impuestos,  un  hogar necesitaría 100 mil colones más,  y no estamos viendo un plan de reactivación económica”, expresó.

Recientemente, desde la Asamblea, Benavides mencionó que los diputados votaron afirmativamente un proyecto para la flexibilización de los destinos específicos, el cual es relevante y dio muestra del respeto a lo pactado en el Acuerdo. “Dicha aprobación le va a permitir al Gobierno, no tener que destinar la totalidad de los fondos que tienen para un destino específico, y el Ministerio de Hacienda podrá recortarlos, lo cual es muy importante para ir reduciendo el gasto público, y mejorar el gasto público”, afirmó.

 “Estamos construyendo un acuerdo nacional, reconozco la actitud positiva de los compañeros diputados”, puntualizó, Morales del PAC.

¿Qué se verá en la Asamblea Legislativa por parte sus partidos políticos?

 

Carlos Ricardo Benavides, PLN: nuestro compromiso es que las medidas y las reformas en tema fiscal que se lleven adelante sean lo más integrales posibles, para que no sea solo un paquete de impuestos y que además no sea insuficiente. Estamos viviendo un periodo de adormecimiento, a partir de las propuestas del Ministerio de Hacienda, que si bien satisfacen, son insuficientes. Lo peor que nos puede ocurrir es que el déficit fiscal aparezca en 2022 en el mismo punto al de hoy. Fuera de lo fiscal nos comprometemos a resolver serios problemas que afectan el sector productivo.

Víctor Morales, PAC: definitivamente será el tema fiscal, porque es el prioritario, el necesario para avanzar en proyectos. No solo el Gobierno sino los otros partidos lo tienen claro, tenemos que tener resuelto este tema. Y lo otro es que avancemos en las reformas del reglamento de la Asamblea Legislativa. Necesitamos tener un marco más robusto para asumir las necesidades del sector productivo.
Jonathan Prendas, PRN: necesitamos que la industria se consolide, para que sigan generando empleos y encadenamiento productivo, más aún en un escenario de plan fiscal donde la gente tendrá menos ingresos para consumir, por lo que nos comprometemos es buscar las herramientas probables en reformas, ejecución o creación de leyes para que haya una reactivación económica que beneficie a las industrias de CACIA, que son las que sostienen el motor de producción de Costa Rica. También  en el tema fiscal, y contención del gasto, y el reglamento de la Asamblea Legislativa.
Pablo Abarca, PUSC: veremos los acuerdos del reglamento y plan fiscal. Pero sobre todo la reforma fiscal requiere de un vigilante constante sobre el impulso al crecimiento económico, a fin de que no lleguemos a una crisis de estancamiento. Vamos a revisar cómo bajarle el costo de vida a los costarricenses, y además en brindar incentivos al sector productivo.