El pasado 31 de mayo de 2018 entró a regir un nuevo reglamento con el objeto de regular las exoneraciones de tributos (aranceles y/o impuestos locales) que se contemplan para la actividad agropecuaria, ello a la luz del artículo 5 de la Ley 7293, “Ley reguladora de todas las exoneraciones vigentes, su derogatoria y excepciones”.

Conforme el artículo 5 de dicha Ley 7293, se exonera de todo tributo y sobretasas incluidos los derechos arancelarios, la importación de maquinaria, equipo e insumos para la actividad agropecuaria, así como aquellas mercancías requeridas por a la actividad pesquera (salvo pesca deportiva).

Por su parte, ese mismo artículo 5 de la Ley 7293 exonera de todo tributo y sobretasas, menos los derechos arancelarios a la importación, las materias primas para la elaboración de insumos para la actividad agropecuaria y para el empaque de banano.

Por esta razón, si se encuentra importando – comercializando bienes exonerados para el sector agropecuario al amparo del mencionado artículo 5 de la Ley 7293, le será de interés tomar en consideración estos nuevos cambios que ha introducido el nuevo reglamento que recién se publicó:

• Como importador – comercializador de mercancías exoneradas, deberá advertir en sus facturas de venta que se trata de bienes que gozan del beneficio de la exoneración.

• Todos los años durante el mes de enero, deberá rendir un informe de las mercancías exoneradas que han sido importadas y comercializadas, detallando los datos de los adquirentes en el territorio nacional y el sector productivo donde se comercializó. Dicho informe anual se deberá rendir ante la División de Incentivos Fiscales de la Dirección General de Hacienda, y el incumplir con esta disposición se podrá sancionar.

Otro cambio importante de tomar en consideración, es que mediante este nuevo reglamento se crea la Dirección Nacional de Extensión Agropecuaria, la cual entre otras funciones y deberes que ostenta como Órgano Técnico, se le encomienda la labor de fiscalizar el correcto uso y destino de los bienes exonerados, labor que podría realizar en forma individual o conjunta con la Dirección General de Hacienda.