El pasado 11 de junio el Sr. Maurizio Musmanni presidente de CACIA y el Ministro de Salud el Dr. Daniel Salas firmaron la alianza para seguir trabajando en conjunto por la reducción del contenido de sodio en ciertas categorías de alimentos procesados de alto consumo de la población costarricense como: panificación y galletería, condimentos, salsas y embutidos.

La firma del acuerdo se realizó en la presentación de los resultados de la alianza firmada en el 2016 por Salud y CACIA. El análisis realizado por el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA) reveló que el cumplimiento general en la reducción de sodio en alimentos procesados fue del 87%, seis puntos más arriba que la medición realizada en el 2015 (81%). Además, determinó que todas las categorías de productos alcanzaron un cumplimiento mayor al 69%, siendo la galletería la de mayor cumplimiento (95%) y la de panificación la de menor (69%).

Para el análisis se recolectó información de 1016 productos alimenticios ofertados en supermercados de Costa Rica y se analizó el contenido de sodio declarado en el etiquetado nutricional en seis categorías y 19 de las 23 subcategorías de alimentos con metas nacionales de reducción (se excluyeron: pan con queso y el pan semidulce, masa fermentada sin relleno y masa no fermentada).

CACIA, ha manifestado la importancia de que la industria alimentaria siga dando su apoyo a ésta y otras estrategias para la promoción de la salud de los costarricenses. En este sentido, la industria nacional ha reconocido que, pese a que en las características propias de los alimentos no se encuentra el origen de las enfermedades no transmisibles, podemos ser parte de las soluciones.

Con la presente alianza de cooperación se fijarán metas bianuales a partir del año 2019 hasta el año 2022. La reducción del contenido de sodio será gradual teniendo en cuenta los lineamientos internacionales establecidos por el Consorcio Cuídate de la Sal, el consumo de sodio por la población de Costa Rica, los criterios de viabilidad tecnológica y características de aceptación del consumidor.

Para la industria de alimentos y bebidas de Costa Rica es muy importante seguir trabajando en conjunto mediante alianzas público-privadas acompañando al Ministerio de Salud en la promoción de Estilos de Vida Saludables, en esta ocasión, en la implementación de la Estrategia Nacional de Reducción de Consumo de Sodio, como mecanismo para bajar la incidencia de las enfermedades no transmisibles tales como las enfermedades cardiovasculares, que son producto de estilos de vida con desbalance nutricional, desmejora de la salud emocional y la falta de actividad física y ejercicio, entre muchos otros factores.

Es únicamente mediante la colaboración público-privada, que la industria alimentaria y de bebidas podrán mejorar día con día su aporte a la salud pública, lo cual es posible en un entorno de confianza y diálogo entre la industria y las autoridades, como la Alianza que hoy renovamos en conjunto con el Ministerio de Salud.