Por solicitud de Costa Rica, las Naciones Unidas proclamó el 7 de junio de cada año, como el Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos bajo el lema: “Alimentos inocuos en cualquier momento y en cualquier lugar”, gracias a los esfuerzos del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), por medio de la Secretaría Nacional del Codex Alimentarius, que logró la aprobación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en diciembre pasado.

La iniciativa de celebración surge, en un contexto de globalización de mercados que ha acelerado los procesos de intercambio de alimentos frescos y procesados entre países, razón por la cual, es fundamental tomar las medidas necesarias para garantizar productos sanos y seguros en aras de salvaguardar la vida de los consumidores. CACIA como miembro del Comité Nacional del Codex y la Comisión Intersectorial de Inocuidad de Alimentos, apoyó esta iniciativa por ser de alto impacto a nivel mundial en el comercio.

En el marco de la celebración realizada en la sede central del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el Comité Nacional del Codex, con el apoyo de International Life Sciences Institute (ILSI), realizó un ciclo de capacitaciones referentes al fraude alimentario y su relación con la inocuidad alimentaria, la vigilancia de las enfermedades transmitidas por alimentos, el control metrológico como una herramienta de inocuidad en la industria alimentaria y la validación de las medidas de control para garantizar la inocuidad de tres productos lácteos artesanales costarricenses, además la industria Florida Bebidas cerró este ciclo de conferencias con un tema que relaciona inocuidad y cambio climático, todo un reto para el sector alimentario a nivel mundial.

“Las personas tenemos derecho a una alimentación segura, nutritiva y suficiente. La inocuidad de los alimentos es un eje fundamental para la competitividad de los mercados que han acelerado los procesos de intercambio de alimentos frescos y procesados entre los países”, indicó Victoria Hernández, Ministra de Economía.
La iniciativa además fue impulsada con apoyo de los Ministerios de Relaciones Exteriores, Agricultura y Ganadería (MAG) y Salud, para fomentar las buenas prácticas de producción y manufactura y acciones encaminadas a reducir la incidencia de las enfermedades transmitidas por los alimentos (ETA).