Un buen rótulo es lo primero en lo que el empresario debe pensar, ya que contribuye decisivamente en el crecimiento de una compañía y su imagen de marca.

Es un recurso gráfico que bien puede utilizarse para explicar la historia que encierra el negocio o para darle un nuevo aire. También, para transmitir emociones, informar al cliente, captar su atención, fidelizarlo o diferenciarse de la competencia.

No obstante, ¡no cae del cielo!, ya que su producción e instalación lleva implícito un proceso para asegurar el éxito.

“La instalación de rótulos corporativos involucra un procedimiento más complejo que el llegar al lugar y colocarlos, el cual abarca desde la idea hasta el montaje. Existe todo un trabajo detrás que es invisible al resultado final, pero que resulta indispensable si se quieren satisfacer con éxito las demandas y expectativas de los clientes”, acentúa Minda Sánchez, Directora Comercial de Corporación MCD, donde junto con el cliente trazan un camino en equipo para conseguir un resultado que satisfaga a ambos.

Otro aspecto que una firma profesional considera y asesora es el enfatizar que la rotulación es parte del paisaje urbano, influyendo en el entorno.

“Cuando el rótulo es óptimo y adecuado puede aportar grandes ventajas tanto para el negocio, como para la ciudad. Por ello, es clave asesorar al cliente sobre qué tipo de rótulo le conviene mejor”, agrega Sánchez.

Una vez instalado, el mantenimiento periódico, preventivo, correctivo y predictivo de rótulos y fachadas, así como la limpieza, es igualmente fundamental debido al paso e inclemencias del tiempo. Considere que la empresa a su vez le brinde variedad de planes con este objetivo.

“Cuando se aplica un mantenimiento adecuado se alarga la vida útil de los materiales. En caso de no realizarlo podría llegar a sufrir daños irreparables. Por ejemplo, en las instalaciones eléctricas uno de sus beneficios es reducir costos y consumo de energía”, afirma.

En todo momento, pero en especial en estos tiempos difíciles, se deben aprovechar al máximo las inversiones, por lo cual es más económico contar con un plan de preservación que sustituir un rótulo que por falta de cuidados, se dañó.

 

http://corporacionmcd.com/