En más de 41 países, LSQA realiza actividades de difusión, capacitación, evaluación, asesoramiento y certificación en temas relacionados a la inocuidad alimentaria. Más de 4500 certificaciones hablan de su liderazgo impulsando las mejores prácticas de sostenibilidad, resiliencia, agilidad y vitalidad de las organizaciones y las cadenas globales de suministro.

La inocuidad alimentaria, según lo establecido por el Codex Alimentarius, es la garantía de que un alimento no causará daño al consumidor cuando el mismo sea preparado o ingerido de acuerdo con el uso a que se destine.

Los alimentos pueden contaminarse en cualquier punto de la cadena alimentaria, por lo que los productores, procesadores, minoristas y consumidores deben tomar medidas.

En América, alrededor de 77 millones de personas sufren un episodio de enfermedades transmitidas por los alimentos cada año, la mitad de ellas niños menores de 5 años.

Cada año, casi una de cada 10 personas en el mundo (se calcula que cerca de 600 millones) enferman y 420.000 mueren tras comer alimentos contaminados por bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas.

Los alimentos nocivos impiden además el desarrollo de muchas economías de ingresos bajos y medios, que pierden alrededor de 95.000 millones de dólares anuales en productividad a causa de las enfermedades, la discapacidad y la muerte prematura de trabajadores.

Más allá de la definición técnica, la inocuidad alimentaria es una forma de hacer las cosas y de entender los negocios a lo largo de toda la cadena agroalimentaria.

Cultura de la Inocuidad Alimentaria

 La cultura no es simplemente lo que pasa, es lo que queremos que suceda o lo que dejamos que pase. Se crea, se sostiene y se desarrolla.

Lo que conocemos y lo que creemos es sin duda muy importante, pero lo que hacemos sistemáticamente (aun cuando nadie nos ve) es lo que finalmente hace la diferencia.

Un Sistema de Gestión de la Inocuidad nunca será lo suficientemente bueno como los comportamientos individuales y colectivos que lo respaldan. El desarrollo de los mejores procesos, procedimientos y herramientas por sí solos no mueven a las personas hacia los comportamientos deseados, los esfuerzos se centran en el liderazgo como el principal instrumento para la transformación. Saber no es suficiente para cambiar un comportamiento.

Alcanzar la inocuidad requiere de esfuerzos en el desarrollo de tres capacidades: liderazgo, gestión y técnicas. El liderazgo modela la cultura, la gestión hace que las cosas pasen sistemáticamente de forma eficaz y eficiente y los esfuerzos técnicos son la plataforma para hacer que las otras dos se desarrollen de forma íntegra.

Es el resultado de esfuerzos sistemáticos realizados por las organizaciones, no surge por casualidad.

Muchos beneficios

Para los actores de la industria, los beneficios de contar con un Sistema de Gestión de la Inocuidad, se extienden desde el acceso a mercados hasta la reputación de marca, pasando por la mejora de los procesos productivos y la mitigación de riesgo.

El consumidor sin dudas es el destinatario final de todos los beneficios, accediendo a productos inocuos y con la información relevante para poder tomar decisiones responsables e informadas vinculadas a sus hábitos de consumo.

A su vez, la reputación de un país como exportador de alimentos inocuos es una consecuencia inevitable al igual que valorada de estos esfuerzos, aumentando la confianza y credibilidad.

LSQA le ayuda

LSQA mantiene acreditaciones vigentes con pleno reconocimiento internacional para las certificaciones de inocuidad alimentaria en los esquemas más reconocidos.

Bajo la premisa de mantener y desarrollar su liderazgo en la región están siempre dispuestos a escuchar la voz de las organizaciones y hacer todo lo necesario para brindar soluciones. Los servicios inician con diagnósticos, propuestas diseñadas a la realidad y alineadas a la estrategia y la continuidad de su negocio, desarrollo de equipos

Cada propuesta valor está compuesta por actividades como talleres, reuniones con la alta dirección, cursos, diseño y modelo de la estrategia y la cultura de la organización, acompañamiento en la gestión, desarrollo de líderes.

Además las empresas pueden acceder a nuestras carreras y cursos abiertos, charlas gratuitas que ayudarán a formar las bases para la transformación de las personas y las organizaciones.

Su ADN se forja a partir de la unión de LATU (Laboratorio Tecnológico del Uruguay) y Quality Austria, construyendo y haciendo posible el desarrollo de una identidad y cultura distintiva de innovación que se expande generando impactos sostenidos en una red global. Para más información se pueden contactar con Carolina Ramírez al correo: ramirez@lsqa.com

www.lsqa.com