La crisis del COVID-19 ha transformado la vida de las personas y ha contribuido a la aceleración de los cambios en el tipo de productos que demandan los consumidores. La pandemia tendrá un impacto permanente en cómo compran, qué compran y cómo consumen.

Los giros en los hábitos del consumidor orillarán a todos los participantes en la cadena de valor agroalimentaria a modificar su estrategia, procesos y capacidades para adaptarse a las nuevas decisiones de compra del consumidor ante la nueva normalidad.

A fin de hacer frente a las variaciones aceleradas en las preferencias de los consumidores, las empresas tienen oportunidades para transformarse, ser mucho más ágiles y resilientes y poder hacer frente a los cambios que vienen en el sistema alimentario del futuro.

EY, líder global en servicios de aseguramiento, asesoría, impuestos y transacciones, efectuó un estudio que denominó ¿Cómo debe anticiparse el sector agroalimentario ante la adopción de nuevos hábitos de consumo?, en el cual podrá informarse sobre cómo pueden las compañías del sector adaptarse y transformarse ante lo que se avecina.

Es importante resaltar que, si bien el estudio se enfoca a México, existen muchas coincidencias con lo que se deberá también enfrentar en Costa Rica.

El estudio completo está disponible en el siguiente link, donde también podrá descargarlo en un PDF:

¿Cómo debe anticiparse el sector agroalimentario ante la adopción de nuevos hábitos de consumo?