Por Adrián Mora, AML Consultoría.

En los últimos 30 años la Logística ha tomado un papel protagónico en el desempeño de las empresas. Por su definición básica: “mejorar al máximo la gestión de los flujos de información, materiales y mercancías desde los proveedores hasta el consumidor final “  ha generado la necesidad de que las empresas basen sus operaciones sobre  plataformas logísticas.

Esto ha significado un aporte muy importante a las empresas a nivel de eficiencias en muchos aspectos como la reducción de costos, control de inventarios, métodos de trabajo ente otros; al punto que la logística como tal ha evolucionado un concepto mucho más integral al que ahora llamamos Cadena de Suministro.

Como Cadena de Suministro los conceptos iniciales de la logística no cambiaron, sino que se amplían  incluyendo a otras áreas de la organización, hoy en día tenemos conceptos y metodologías de trabajo como la Planeación de Ventas y Operación ( S&OP en sus siglas en inglés ) donde no solo están involucradas las áreas que conocemos como Operaciones ( Manufactura, Logística, Planeación y Compras ), sino que dentro del proceso se incorporan las áreas  Comerciales como Ventas y Mercadeo, sino también el área Financiera y los Niveles Directivos más altos de la organización, creando un equipo interdisciplinario integrado trabajando para la consecución de un resultado común.

Esta evolución ha sido extremadamente exitosa y ha traído muchos beneficios a las empresas que han adoptado estas metodologías de trabajo, al igual que la contribución de la tecnología en los procesos de operativos como los softwares de administración de almacenes (WMS), administración de transportes  (TMS) entre otras aplicaciones que tienden a mejorar la ejecución de los procesos a lo largo de la cadena de abastecimiento.

No obstante estos esfuerzos son individuales, de mejoramiento interno, que aunque muy importantes son insuficientes para competir con éxito con la dinámica que exige el mercado actual.

En la última década se han tenido esfuerzos empresariales de colaboración que ha cumplido roles importantes en las organizaciones y han logrado crear muy eficientes Cadenas de Valor entre Proveedores y Clientes.  Estos acercamientos han creado colaboraciones de Verticales y Horizontales con muy buenos resultados, un esquema de estos aspectos de colaboración es el siguiente:

 

 

Con la Colaboración Vertical se logra una eficiente sincronización de la Cadena de Suministro mediante el compartir información entre proveedores y clientes y los programas de colaboración han sido los siguientes, más conocidos por sus siglas en inglés:

CPFR: Planeación Colaborativa de Pronósticos y Reposición (Collaborative Planning Forcasting Replenishment)

JAG:  Acuerdos de Crecimiento conjunto (Jointly Agreed Growth)

 ECR:  Respuesta eficiente al consumidor (Efficient Consumer)

Como Colaboración Horizontal, que logra economías de escala mediante el compartir información y recursos, se han tenido los siguientes programas, más conocidos por sus siglas en inglés:

PPM: Administración de Centros de Compras (Procurement Management)

CTM:  Administración de Transporte Colaborativo (Collaborative Transportation Management)

CCC:  Centros de Consolidación de Mercaderías (Colaborative Consolidation Centers)

 

 

Si bien estos programas colaborativos han sido muy relevantes en la relación ente proveedores y clientes, siguen siendo esfuerzos individuales, ya que normalmente involucra un proveedor con un cliente, y aunque este segundo tenga el mismo programa con varios proveedores, los resultados no necesariamente abarcan a comunidades empresariales.

Este tipo de programas les falta un elemento que es el que consumidor final, hoy el día el concepto de Cadenas de Valor que hablamos anteriormente esta cambiando a Redes de Valor promovidas por el consumidor final. Este elemento cambia toda la visión de la logística como la hemos conocido y desarrollado originalmente.

De esa nueva visión es que nace el concepto de Logística Colaborativa que viene a responder a la necesidad de innovar para mejorar no sólo el servicio al cliente final, sino también al resto de la cadena de suministro: desde los proveedores, pasando por los transportistas y operadores logísticos e involucrando a otros actores que no son del sector de negocio pero que pueden ser parte del proceso logístico. Para conseguir estas mejoras necesitamos elaborar estrategias enfocadas a ofrecer soluciones efectivas a los problemas de negocio que afectan a todos y cada uno de los integrantes de la cadena de suministro.

Para logar una alianza exitosa en Logística Colaborativa los participantes deben tener los siguientes puntos en común:

Compartir la estrategia de negocio: Una empresa cuyo segmento es el mercado premium de tiempos cortos de entrega no es compatible con otra que tiene una estrategia basada en costos basada en tiempos de entrega largos, aunque este es un ejemplo extremo, lo primero que debe haber es un acuerdo de la estrategia común.

Los objetivos a medio y largo plazo: Los actores deben compartir su visión de negocio, si una empresa tiene un objetivo de expansión internacional no se puede aliar con otra quien quiere desarrollar el mercado local.

Confianza y transparencia: Es imprescindible trabajar a libro abierto y con todos los elementos sobre la mesa, si se quiere dar ese paso se debe tener claridad en las acciones

Ser abierto al compromiso y al cambio: Una relación de este tipo necesariamente hará cambiar el status quo con el que se trabaja, se debe tener la disposición de hacer cambios en la manera de actuar.

Integración de Sistemas: La tecnología juega un papel fundamental en esta era de colaboración, y los sistemas deben estar integrados entre los jugadores compartiendo los datos de los procesos logísticos.

Big Data: El análisis de la información para la toma de decisiones es fundamental, así se logran encontrar las oportunidades de colaboración y eficiencias.

Medición de Resultados: La medición continua, como todo proceso, conlleva a la mejora, pero ahora hay que hacerla como equipo de colaboración.

Casos exitosos de este tipo de Logística colaborativa podemos reseñar los siguientes:

Amazon y OXXO: En México, el líder de Comercio Electrónico, deja los paquetes en Oxxo (Tiendas de conveniencia) ya que es la manera de entregar los paquetes a los clientes que trabajan todo el día y no pueden recibir los paquetes en sus casas u oficinas.

Industria Automotriz: La colaboración se ha dado no sólo en el acopio de materiales, insumos y materias primas, sino también en la distribución de vehículos armados, componentes y en los procesos de producción. Hace unos años las firmas Toyota, Peugeot y Citroen desarrollaron un vehículo compacto a partir de una plataforma común, lanzando al mercado el Peugeot 107, el Toyota Aygo y el Citroen C1, con carrocerías afines a los diseños e imagen de cada marca. En la actualidad muchos componentes de los sistemas de suspensión, frenos, inyección y de encendido electrónico, entre muchos otros, son compartidos por diversas marcas, desarrollando estándares en la industria.

En el terreno de la distribución de vehículos armados, las automotrices han abandonado la práctica de manejar su logística de manera individual y han optado por fomentar el desarrollo de operadores especializados los cuales mediante la tercerización prestan servicios a todas las marcas, optimizando espacios en patios, almacenes, barcos, trenes y la capacidad en los camiones de reparto,  con lo que se ha logrado una significativa reducción de costos, arrojando como resultado, precios finales más accesibles a los consumidores.

Las prácticas colaborativas en esta industria, se han extendido también a la investigación sobre vehículos híbridos, autos eléctricos, celdas de hidrógeno.

Entrega de Repuestos a Taller:  En Costa Rica, mediante una alianza entre las aseguradoras de vehículos y la empresa de impresión de periódico, se entregan los repuestos a los talleres de reparación de los vehículos por medio de la entrega del periódico todos los días. Esto le resolvió a la aseguradora la pronta atención a sus clientes y el aprovechamiento de la complicada logística diaria que es la entrega de los periódicos diaria casa a casa.

También es importante tener claro los motivos que han terminado en el fracaso de algunas alianzas de logística colaborativa:

La colaboración exitosa se basa en el desarrollo de la confianza mutua entre aliados: Así como se apuntó como un requisito, se recalca como un motivo de fracaso donde no se dé la confianza de trabajar con un aliado.

Crear proyectos para cubrir debilidades: Si dos o más empresas tienen una misma debilidad y se unen para solucionarla en probable que fracasen ya que ninguna es experta en el tema que quieren resolver, deben buscar aliarse con un experto que les complemente.

Seleccionar bien los compañeros de viaje: Los aliados en la colaboración se deben seleccionar evaluando sus cualidades, a su potencial y a sus metas estratégicas que deben ser comunes.

Contar con los recursos técnicos, materiales y humanos necesarios:  En este proceso se debe poner a disposición del proyecto los recursos necesarios para que sea exitoso y poder ver los beneficios en el futuro, esto genera un cambio en la manera de operar, por lo que el liderazgo interno y disponer recursos para su ejecución es algo que se debe presupuestar.

Repartir con justicia, además de las tareas y las obligaciones, el reparto de los beneficios: Este punto debe estar muy claro desde el inicio, debe haber justicia y equidad en la participación de cada componente de la alianza y claridad de los como los beneficios se verán entre sus participantes.

La Logística Colaborativa es un reto pero también un necesidad para mantener la competitividad en las empresas y con miras a la atención del consumidor final. Los gremios y asociaciones empresariales deben ser un foro de discusión y facilitación de este tipo de trabajo conjunto que puede significar la permanencia de las empresas en el mercado.