Carmen Revilla García y Fernando Vargas Ulloa son los propietarios de Quesos Artesanales del Roble, una empresa que nació hace cuatro años con la idea de elaborar un queso que se adaptara al gusto y el bolsillo de la ciudadanía costarricense. En sus inicios trabajaron en Santa Cruz de Turrialba y ahora sus instalaciones se ubican en Pacayas de Cartago.

Hoy ofrecen quesos con orégano y albahaca, romero, jengibre y pimiento rojo. Su visión es que los quesos no sólo sean un acompañamiento para las bebidas, sino también un ingrediente en la cocina.

Su especialidad son los quesos maduros, pero también se dedican a añadir especies en sus productos, esto con el propósito de que sean elegidos a la hora de preparar platillos especiales. Y, además, cuentan con mantequilla y yogur.

Sus productos se caracterizan por ser libres de colorantes, preservantes y saborizantes. Pueden adquirirse en alguno de sus puntos de venta en Santa Domingo de Heredia, en San Pedro de Montes de Oca o en la tienda de su planta en Pacayas.

Gracias al Banco Nacional, Quesos Artesanales del Roble ha comprado equipo, movilizado capital de trabajo y expuesto sus productos en diferentes eventos, además, de otros beneficios como la dotación de datáfonos, según explicó Vargas.

Más información: 89138554