APPLUS

La empresa global de ensayos, inspección y certificación Applus+ provee en Costa Rica servicios de certificación acreditados para la industria. ALIMENTARIA aprovechó la experiencia de Alicia Arroyo, Gerente de Operaciones Agroalimentarias, para hacerle algunas consultas sobre el tema de BRC e IFS.

 -¿Por qué certificarse con IFS o BRC?

 La implantación de las normas IFS y BRC es un valor añadido de la empresa a todos los niveles. Mejoran la imagen corporativa y de marca de la organización.

Estos certificados proporcionan la mejor carta de presentación de la empresa hacia los clientes ya que demuestran el compromiso de la organización para producir y comercializar alimentos seguros. Aporta reconocimiento y confianza por parte de los clientes y facilita el acceso a nuevos mercados.

Ambas normas están reconocidas por el GFSI (Global Food Safety Iniciative) máximo referente en seguridad alimentaria en la actualidad. Además, no podemos olvidar que estos estándares han sido creados en colaboración con las grandes distribuidoras y supermercados por lo que al implantarlas estamos garantizando el cumplimiento de todos los requisitos de los clientes.

A nivel interno también se observan beneficios, pues se consigue un sistema de gestión interno que ahorra costes a la organización. Estas normas disponen de herramientas y guías de sencilla aplicación que una vez implantadas garantizan la mejora en el cumplimiento de la legislación vigente, buenas prácticas, mantenimiento de instalaciones, mejora continua de productos y procesos, enfoque al cliente, gestión de las reclamaciones y no conformidades, capacidad de respuesta ante posibles crisis alimentarias, etc.

En ambas certificaciones la tendencia en Europa se encuentra en alza. En los últimos años se está viendo también un incremento creciente de su implementación en países de Sudamérica y de todo el mundo.

-¿Cuáles son las principales debilidades de una pyme al implementar BRC o IFS?

 Las principales debilidades de una empresa al implantar estas normas suelen estar relacionadas con la formación del personal y la falta de concienciación con la seguridad alimentaria y la inocuidad de los alimentos. En algunos casos el estado de las infraestructuras puede ser también un punto importante a subsanar, sobretodo en pymes creadas hace años, en donde no se ha tenido en cuenta el diseño higiénico de las mismas.

¿Cuáles consejos podrían dar para subsanar estas debilidades?

 Lo más importante es contar con una persona competente líder en la implementación de la norma, que ponga en común el trabajo de todos los departamentos y haga ver a la organización la certificación como un proyecto con distintos objetivos y etapas. Es fundamental que desde la alta dirección se perciba la calidad como una inversión a futuro y que esta concienciación llegue a todos los eslabones de la cadena.

 Para más información puede escribir a Jesús de Mora, Gerente de Operaciones de Latinoamérica a Jesus.demora@applus.com