GS1

Lograr que las empresas tengan un mayor control y monitoreo del comportamiento de sus productos exhibidos en el punto de venta, especialmente en el canal de consumo masivo, es el objetivo del estudio llamado “Tienda Perfecta”, que ofrece la organización GS Uno en Costa Rica y el cual fue presentado por Guillermo Varela, director ejecutivo, durante su intervención en Summit Retail.

De acuerdo con Varela, una tienda perfecta no solamente debe contar con los productos que el consumidor busca, también debe exhibir el producto en el lugar correcto dentro de la tienda, brindar la presentación de la marca cuando el comprador va a la tienda a comprarla, indicar el precio correcto de una manera fácil de lectura, tener los niveles correctos de inventario y contar con la promoción correcta para el comprador.

“Tienda perfecta” se trata de un análisis que integra cinco plataformas propias de GS1: FMG/OSA o faltante de mercadería, Market Share (o participación en góndola), planimetría, estudio de precios y análisis en área de cajas. Todos ellos son servicios que  ofrece la organización pero al integrarlos, brindan un panorama completo a las empresas para que puedan potenciar sus productos.

El FMG es una herramienta que mide el nivel de agotado de un producto en el punto de venta desde la perspectiva del cliente. Con ella se logra reducir la venta perdida y aumentar la satisfacción de los clientes, porque alcanza identificar las razones por las que el producto está agotado y con base en esa información permite la toma de decisiones. Según Varela, esta plataforma funciona con indicadores y variables que presentan tendencias y cruces, y por ejemplo, se logra determinar si el faltante se debe a que no se abasteció la góndola, a que el pedido o entrega fue insuficiente, a un desabasto del centro de distribución y/o distribución, entre otros.

El Market Share es un análisis cualitativo y cuantitativo de la participación del producto en la tienda, toma en cuenta el nivel de posicionamiento de la marca en términos de participación de inventario visible en góndola, el porcentaje de presencia y participación tanto en góndola de la categoría como fuera de ella.

La ventaja es que se puede revisar la información para el comportamiento diario, por cadena, por punto de venta, por región, incluso por cámaras y exhibidores. La plataforma de planimetría ayuda a constatar que el espacio fijado para la marca sea respetado, ya que brinda variables de ubicación y de espacio físico.

Por su parte, el estudio de precios, realiza una validación de los precios previamente pactados entre el punto de venta y el proveedor, asimismo, logra verificar la visibilidad del precio, la concordancia entre lo mostrado en góndola versus lo cobrado según el sistema, entre otras variables.

Por último, el análisis de las cajas se enfoca en estudiar la calidad de la lectura de códigos de barras y el tiempo de espera. Según Varela, el estudio Tienda Perfecta ya se ha implementado por GS Uno en otros países, y en Costa Rica actualmente puede realizarse en prácticamente cualquier cadena de supermercados y algunos puntos de conveniencia.

Agregó que GS Uno, como organización mundial enfocada en el desarrollo de servicios para toda la cadena de suministros, trabaja con todo tipo de empresas, incluso pequeñas y medianas, por lo que resaltó la importancia de que las pymes presten atención a lo que plantea Tienda Perfecta para hacer crecer el negocio.

GS12

GS Uno presenta Catálogo electrónico de productos

Con el fin de sincronizar los datos y aumentar la eficiencia logística y comercial de los socios de negocios en la cadena de suministros, nació el Catálogo electrónico de productos de GS Uno.

Dicho catálogo es un banco de datos centralizado donde los usuarios pueden obtener, mantener e intercambiar información acerca de cualquier producto utilizando los estándares globales GS Uno de identificación, conocidos como: Código de Barras y Comercio Electrónico.

Según explicó Marianella Araya, gerente comercial, con el catálogo se podrían corregir errores, y unificar productos. “Algo tan sencillo como que en el registro se anote “azul lapicero” en vez de “lapicero azul”, genera pérdidas de tiempo y dinero en su corrección. La idea es digitar esa información una sola vez, y con ello evitar la posibilidad de errores”, explicó.

Aunque si bien el catálogo ha estado disponible hace unos años en el país y ha sido implementado exitosamente en otros países, el tema no había estado en la palestra de los canales detallistas como ahora.

Araya comentó que actualmente la promesa de inscripción de un producto en una cadena puede tomar incluso hasta 40 días, y gracias al catálogo se podría reducir a 24 horas. De momento, la cadena de supermercado GESSA es la más adelantada con el proceso de implementarlo, y que Megasuper también está en proceso.