Estados Unidos. La Universidad de Nevada en Reno dio a conocer un trabajo en el que se redujo hasta en un 90% la presencia de la bacteria salmonella en productos cárnicos.

El trabajo utilizó bacteriófagos, virus que atacan exclusivamente a las bacterias de salmonella. Analizó diferentes muestras de carne infectadas con cuatro tipos de salmonella y en sus ensayos en laboratorio, las bacterias de salmonella fueron inoculadas en la carne refrigerada en el caso de las aves de corral y antes de ser picada en el resto. En la mayoría de casos, los bacteriófagos acabaron destruyendo a las bacterias. En el caso de la carne picada la presencia de la salmonella se redujo a una décima parte.

Los resultados se presentaron en la Conferencia de la Asociación Americana de Ciencias Cárnicas, celebrada en Texas.